“Una lección de cine”… y tanto

A vueltas con el guión de un corto que no acaba de tomar forma, me topé con éste de Nacho Vigalondo en una de mis investigaciones por la red en busca de inspiración o de algo que plagiar. Hace doblemente honor al título que lleva: primero, expone que el suspense es más importante que lo que lo genera y que su resolución; segundo, que lo único que hace falta para rodar un cortometraje es una buena idea. Así dicho, conseguirlo parece trivial, y sin embargo cualquiera que haya visto un par de cortos de este señor se dará cuenta de que tener su imaginación no es cosa ordinaria.

Leer Más