El toro Ferdinando era un toro diferente

Bloquedao, somnoliento y sin tiempo, así estoy hoy; una maravilla, vamos. “¿Y pones un post para desahogarte, escribes como terapia, buscando catarsis en la red?”… Sí, sin que ello suponga contar mi vida. Respeto a los bloggers que lo hacen, pero entiendo que para el lector no morboso suele resultar aburrido, y a mi tampoco me ayudaría demasiado.

Salvo un pequeño rodeo en forma de comentario, os dejo este corto de Disney ganador de un Oscar en 1939. El toro Ferdinando cuenta la historia de un astado distinto a los demás, pacífico, contemplativo y candoroso. Mientras sus iguales, ávidos de combate, hacen continuas demostraciones de fuerza y ferocidad, Ferdinando reposa apacible a la sombra de un árbol, oliendo las flores campestres. Una casualidad le lleva a una plaza de toros de donde sale ileso, paradójicamente, gracias a su espíritu nada beligerante.

Algunos verán un alegato antitaurino en la historia; otros no podrán pasar por alto la curiosa y recurrente representación de los españoles (bigotudos y con sombrero ellos, guapas y con peineta ellas, todo muy castizo y folclórico); personalmente me quedo con el dibujo, con su color, su grácil fluir, su detallismo y su energía y vida. Qué recuerdos me trae de aquellas tardes inocentes frente a un tubo de rayos catódicos, viendo varias cintas VHS seguidas con los mejores cortometrajes Disney recopilados.

Leer Más