Hi Sally!

Eres Sally Menke, editora cinematográfica, y estás montado una película de Quentin Tarantino.
Porque eres editora, estás sola en una sala oscura, sumergida en un mundo de incontables imágenes que se repiten con leves diferencias; construyes un puzzle de cientos de miles de piezas.
Porque eres editora, tienes un plazo exiguo; tu ardua y mecánica labor debe ser efectiva y apenas tiene descanso.
Pero porque eres Sally Menke, y estás montando una película de Tarantino, los ojos te pesan menos y te sientes acompañada.
Sigue leyendo

Escuchad… es Twin Peaks

El vídeo que quiero compartir hoy con vosotros es una joya única, un mirador que apunta al núcleo de la creación de una de las bandas sonoras más famosas de todos los tiempos; y no es de una película. Pocas veces he visto a un autor hablar de su obra de forma tan directa y emocional, tan sincera y nostálgica, y sin las trabas del recelo a descubrir el truco del mago que hacen que los verdaderos protagonistas sean los que más callen.

Bienvenido a Twin Peaks
Bienvenido a Twin Peaks

‘Twin Peaks’ es misterio; no se me ocurre mejor definición. Todo aquello por lo que lo oculto es inquietante, atractivo, morboso y adictivo, se encuentra en esta serie, en especial en su primera mitad. Un pilar fundamental de lo sobrecogedor y magnético de ese pueblo perdido en las montañas y las sórdidas historias que lo rodean, es la música que acompaña sus imágenes melancólicas y bellas. Angelo Badalamenti, un compositor a la altura de los oídos más grandes de la historia del cine, abre de par en par la mente de David Lynch y la suya propia:

El ‘Love Theme’ es sencillamente precioso. ¿No es muy parecida su estructura al acto sexual? Parece que hiciéramos el amor a Laura Palmer y que, después del clímax, la devolviésemos a su oscuro refugio en las profundidades del bosque. Es, eso sí, un acto triste, casi perverso, en consonancia con la horrible naturaleza de los hechos que perturban a un pueblo entero.

Poned el vídeo otra vez. Para los que no conozcáis la serie debe ser suficiente incentivo para darle una oportunidad al piloto, que con toda seguridad no os dejará escapar; los que ya hayáis estado en ‘Twin Peaks’, quizás volváis a visitarlo y, aun sabiendo que es un lugar peligroso, la tentación de quedarse será irresistible.

Storyboard de Los pájaros (1963): Hitchcock da la clase

El storyboard es una herramienta muy útil para el proceso de visualización de una película. A modo de dibujo se representa el punto de vista de la cámara con los distintos elementos que intervienen en la imagen; sirve para concretar lo que el director tiene en mente y dar una idea del resultado final, es decir, la sucesión de planos y la puesta en escena pretendidos.

Alfred Hitchcock era uno de los mayores promotores y entusiastas del storyboard, y lo utilizaba continuamente para planificar sus escenas más complicadas. Presumía de que sus películas estaban ya terminadas antes de empezar a hacerse, y lo cierto es que su visión de lo que quería era tan contundente y cristalina en su cabeza que casi nunca miraba a través del objetivo de la cámara. Los storyboards daban la primera forma tangible a las imágenes abstractas que Hitchcock concebía en su genialidad, y demostraban que efectivamente había rodado la película antes de pisar un solo set.

El que viene a continuación es obra del director artístico y dibujante Harold Michelson, que trabajó para Hitchcock en Marnie, la ladrona y Los pájaros; a esta última corresponden los dibujos que van acompañados, al final, de un vídeo de la escena en cuestión. Se trata del momento en que los pájaros atacan a los niños de la escuela de Bodega Bay, una escena que se me quedó grabada desde la primera vez que la vi y es una de las muchas causas de que venere sin concesión a Alfred Hitchcock.

Sigue leyendo