PES, recetas en stop motion

No recuerdo en qué circunstancias pero sí que fue mi amigo David el que, hace ya varios años, me enseñó un vídeo que me encantó y que se perdió en el mismo anonimato en el que vino. Ni recordaba haberlo visto (para eso claro, tenía que volver a verlo) hasta que leí una entrada en el blog de Sam sobre los cortos de animación nominados este año al Oscar. Averigué, después de que el concepto y el estilo lo delataran, que uno de los nominados venía firmado por el mismo autor del primero. PES, que así se hace llamar Adam Pesapane, tardó cuatro meses en producir el más corto de los cortometrajes nominados al Oscar, Fresh Guacamole:
Sigue leyendo

Dime qué te parece la película, no cuánto

Hace 5 ó 6 años descubrí la mayor fuente de infomación sobre cine que pude imaginar, IMDb.com. Cinéfilo en ciernes (aunque en etapa avanzada de desarrollo), el inmediato acceso a una base de datos interminable de películas, potenció mi inquietud y curiosidad hacia el cine. Era adictivo (y sigue siéndolo) perderse en la maraña de links que relacionaba directores, actrices, guionistas, productoras, montadores… el mundo del cine es un pañuelo, y yo navegaba por su merdiana demostración. ¡Qué ordenado estaba todo! ¡Qué fácil era encontrar lo que se buscaba! ¡Qué divertido ver que aquél había dirigido tal producida por éste, el mismo que mas tarde dirigió ésta escrita por ése que el primero rechazó! Por último, a modo de climax, supe que podías hacerte usuario, lo que suponía, principalmente, poder puntuar las películas. Eso significaba que no sólo el cine estaría clasificado, sino también mi cine, el que había visto y me pertenecía. Y comencé a puntuar, de forma impulsiva, toda película que recordara haber visto a lo largo de mi vida.

Sigue leyendo

El tráiler estándar de la película que ya has visto

Ayer descubrí en el blog de Jim Emerson el mejor resumen de los recurrentes defectos del Hollywood de los últimos, pongamos, 15 años. Viene en forma de vídeo y lo mejor de todo es que es increíblemente gracioso. Detrás de este inteligente e incisivo corto, que vale más que muchas de las películas que parodia, están Brian McElhaney y Nick Kocher y su web BriTANicK.

Sigue leyendo

Este espejo hay que cambiarlo

Es viernes y me sabe mal dejaros sin nada para el fin de semana. Ayer asistí al preestreno de ‘Shutter Island’ y está en desarrollo una entrada sobre ‘Taxi Driver’, pero los jueves por la noche en Madrid hay cachondeo -sobre todo si te sorprenden alegres noticias- y ni lo uno ni lo otro lo voy a publicar hoy. El consuelo es este montaje de sustos en el espejo, uno de esos recursos tan familiares que hasta se podrían sentar con nosotros al calor de la lumbre a jugar al tute. ¡Qué bien le ha venido al cine que el armarito con el enjuague bucal y las pastillas contra el insomnio esté detrás del espejo! Me lavo la cara, no hay nada; abro, cojo el botecito, cierro… e voilà!

El vídeo es obra de Four Four. La entrada original la tenéis aquí.

‘Caché’ y el seudoinsomnio

No es la primera vez que me descubro delante del ordenador, a altas horas de la madrugada, con la inefable y angustiosa sensación de que me queda todo por conocer, porque no soy sino un ingenuo que apenas ha vislumbrado distante la verdad escondida. Esa inseguridad y exagerado sentimiento de ignorancia -casi siempre cinematográfica- vienen acompañadas por una especie de pulsión lectora que me lleva de una página a otra en una espiral frenética de links que, de no ser por motivos de cansancio físico, no acabaría nunca. Es una mezcla de curiosidad y frustración; por un lado deseas seguir informándote para ver si llegua el dichoso conocimiento y por otro necesitas tomar parte en el asunto, dejar de leer e involucrarte. El deseo de implicación se manifiesta en destellos de ideas o imágenes que filmar o en opiniones que deben ser de inmediato redactadas con prosa impecable. Esta noche, aunque no haré una cosa ni la otra, os relato mi experiencia con la esperanza de acostarme sin fantasmas.

Sigue leyendo

Si ‘El padrino’ fuese de 2009, a Vito Corleone le hubiesen ofrecido un negocio de propiedad intelectual

Mantenerme al margen de asuntos relacionados con la política es la política de mi blog. Tangencialmente puede que hable de otras que no sean cine, pero nunca de funcionarios del Estado que, en lugar de servir a los que le proporcionan el poder, se escudan en ideologías volátiles para perpetuarse en él. Hoy voy a hacer una excepción porque, en una suerte inversa de Sodoma y Gomorra, si volvemos la espalda a este asunto nos convertirán en estatuas de sal.

Sigue leyendo