The Act of Killing, el acto de matar

El jueves pasado asistí a la proyección de The Act of Killing en el ICA (Institute of Contemporary Arts) aquí en Londres. Su director iba a estar presente y fui por una mezcla de interés en ver el documental y, aunque escasa, por la posibilidad de conocer a alguien de la industria del cine que me ayudase, al menos de forma indirecta, a encontrar trabajo. Con un móvil que es la raíz del árbol genealógico de los 4G, y después de un viaje en metro en el que tuve que pedir permiso para respirar, salí a Trafalgar Square medio confuso y apremiado (tenía el tiempo justo), y medio contemplativo (no conocía esa parte de la ciudad). Resultó que los británicos no confían en la puntualidad a la que dan nombre y la proyección empezó tras darme tiempo a llegar tarde y comprar una botella de agua en la cafetería.

Sigue leyendo

Del campo y la ciudad

El Hyde Park de Londres ofrece un contraste mayor al de Central Park en Nueva York. Aquí los edificios rara vez se imponen por encima de las tres o cuatro plantas y, 100 metros adentro, de la ciudad sólo queda un murmullo de actividad y algún solitario rascacielos que lo atestigua. Hyde Park no es el campo, pero lo parece: lo que toma prestado de éste en sus extensiones de hierba, en sus árboles y lagos, en sus patos y cisnes y cuervos, es suficiente para que la sensación se aproxime, a pesar de los bancos y de los caminos pavimentados que abandoné cuando descubrí que se podía pisar el césped.

Sigue leyendo