Me voy a Los Angeles…

… Dos meses, a la New York Film Academy. Tienen una sede en el recinto de Universal Studios donde imparten cursos de cine, y yo me incorporo al de 8 semanas de mayo y junio. Es un curso práctico intensivo orientado a aprender las bases de la producción y el lenguaje cinematográficos. La idea es que cada alumno escribe y dirige 4 cortometrajes, al tiempo que participa, rotando de disciplina (director de fotografía, asistente de cámara, iluminación, sonido…), en los de sus compañeros. El curso está estructurado de forma que, a medida que avanza, los cortos ascienden en dificultad técnica y en duración. Se realizan 3 el primer mes, y el segundo mes entero se dedica al cuarto.

Sigue leyendo

En caso de tormenta, el río se desborda

Una semana sin publicar y no tengo nada sustancial que ofrecer. De cosecha propia, se entiende, porque navegando por la web encuentra uno cosas interesantes:

Scorsese, el ‘presionista

Martin Scorsese, siempre sensible a la historia del cine, a la evolución de técnicas y estilos, se ha empapado de otras películas como canales para liberar su propia visión, en la que las influencias son claras sin que por ello sea menos personal. David Borwell, historiador y teórico de cine, nos explica aquí como el director se ha valido de la manifestación cinematográfica de dos tendencias artísticas, el impresionismo y el expresionismo, para sugerir el estado mental de sus personajes.

Las mejores películas de Scorsese contribuyen a una rica tradición en la que el cine, habitualmente comprometido con la realidad objetiva, hace palpable lo que ocurre en nuestro interior.

La entrada del blog, como tantas otras, es una modesta y brillante clase de cine. (Está en inglés, of course, un idioma muy útil para esto de Internet).

Lynch el meteorólogo

David Lynch lleva sin informar al mundo del tiempo que hace en Los Angeles desde el 23 de febrero. Me preocupa que un conejo gigante le haya secuestrado de camino a la peluquería; y si me preocupo en vano porque sigue en su casa tomando café, es una descortesía abandonar los partes meteorológicos. Hay mucha gente que quiere saber qué tiempo hace en Mulholland Drive.

Actualización (29/04/2010): Ayer me escribió Lynch diciendo que había leído esta entrada (entiende bien el español y es fan del blog), que lo siente y que había actualizado el parte. Pinchando en el enlace podemos saber que ayer en Los Ángeles el cielo estuvo prácticamente despejado, que corría una fuerte brisa y que la temperatura era de 16 grados centígrados.

Buster Keaton, el héroe del río

El héroe del río

Buster Keaton es uno de mis cineastas preferidos. Su álter ego es amable e íntegro, ejemplo de firme resolución en mitad del caos, de valiente determinación al borde del precipicio. No pide condescencia o aplauso, sus objetivos son humildes y sin embargo no es un conformista: si las circunstancias son adversas (y por suerte vaya si lo son) él, incansable, hace lo que esté en su mano para reestablecer el orden y alcanzar el final feliz. Y todo ello sin dejar un minuto de ser divertidísimo.

Pero eso es sólo mi impresión, y ni siquiera completa porque todavía no entiendo bien por qué me gustan tanto las películas de este tipo. Para comprender un poco mejor su cine, lo suyo es verlo primero –dvdgo tiene El héroe del río por poco menos de 6 euros, pero para los escépticos (“¿me voy a gastar 5,95 euros en una película muda?”) dejo este enlace en el podéis encontrar ésa y otras tantas buenísimas- y después, por ejemplo, leer el magnífico ensayo de Jim Emerson The Beauty of Buster. Again, en inglés; y sí, bajo el horrible diseño web de finales de los 90.

Creatividad y educación: una historia personal

Hace dos días, Miriam me pasó un vídeo de un señor del que no hubiese oído ni mu (a pesar de ser célebre en su campo) de no tener email y no exisitir Youtube; es lo que tiene Internet. Este señor -o Sir, como le dicen en Gran Bretaña- se llama Ken Robinson, y en una conferencia para la fundación TED expone una serie de ideas que han supuesto una revelación tan grande como la más reveladora de todas cuantas he tenido. En 19 minutos ha dado forma a pensamientos que vengo rumiando desde hace demasiado tiempo, y me ha guiado hasta conclusiones que han hecho que reinterprete acontecimientos decisivos de mi educación y mi vida. Ha sido como protagonizar el final de una película de M. Night Shyamalan, cuando, incrédulo, revisitas las escenas anteriores bajo el prisma de un nuevo descubrimiento que altera definitivamente lo visto hasta entonces.

Sigue leyendo

El fantasma escritor

ok El escritor, la última película de Roman Polanski, desarrolla una trama de crimen en la sombra, conspiración internacional y CIA (qué thriller político no andaría cojo sin la conyuntura de los del pentágono), prestándole sólo un poco más de verdadera atención que la que Hitchcock dedicaba a sus MacGuffin. La idea es que el protagonista está metido hasta las cejas en un embrollo que ni le va ni le viene, en el que se expone a perder más de lo que imaginaba, y del que no puede salir, principalmente, por su irrefrenable impulso de conocer la verdad; el interés reside entonces en explorar este personaje, en los sutiles elementos, desconcertantes y raros, que trasforman su rutina en una pesadilla de creciente paranoia, y en cómo la inexorable fatalidad le persigue y condena desde el instante en que acepta su encargo.

Sigue leyendo

Dime qué te parece la película, no cuánto

Hace 5 ó 6 años descubrí la mayor fuente de infomación sobre cine que pude imaginar, IMDb.com. Cinéfilo en ciernes (aunque en etapa avanzada de desarrollo), el inmediato acceso a una base de datos interminable de películas, potenció mi inquietud y curiosidad hacia el cine. Era adictivo (y sigue siéndolo) perderse en la maraña de links que relacionaba directores, actrices, guionistas, productoras, montadores… el mundo del cine es un pañuelo, y yo navegaba por su merdiana demostración. ¡Qué ordenado estaba todo! ¡Qué fácil era encontrar lo que se buscaba! ¡Qué divertido ver que aquél había dirigido tal producida por éste, el mismo que mas tarde dirigió ésta escrita por ése que el primero rechazó! Por último, a modo de climax, supe que podías hacerte usuario, lo que suponía, principalmente, poder puntuar las películas. Eso significaba que no sólo el cine estaría clasificado, sino también mi cine, el que había visto y me pertenecía. Y comencé a puntuar, de forma impulsiva, toda película que recordara haber visto a lo largo de mi vida.

Sigue leyendo

Mucho fotograma para el fin de semana (sí rima, es asonante)

Cuando la semana laboral llega a su término, el español medio, ávido de propuestas culturales, acude al boletín de referencia del séptimo arte, nosoydirectordecine.com, buscando consejo y guía para su ocio inminente, de tal forma que llena su sábado y su domingo de placer intelectual y cinematográfico, que del otro bien se provee él solito en sitios privados y públicos, solo o acompañado.
Sigue leyendo