El cine, mi religión: dos años de nosoydirectordecine

Ayer hizo dos años de mi primer post en el blog. Con esto de la vocación uno hipoteca tantas cosas “convenientes”, “útiles” y “prácticas”, que es invitable preguntarse de vez en cuando qué pinta un tipo como yo en un arte como éste. Si estoy dispuesto a sacrificar modos de vida más llanos y productivos debe ser por algo que de verdad me guste, que llene cada minuto de mi vida con un resplador de plenitud emocional e intelectual y convicción humanista y felicidad maravillosa. La realidad es que hasta los más cinéfilos cineastas tienen momentos de zozobra, esos en los que todo es duda, inseguridad y “menuda mierda de película, esta que se supone que es un clásico“. Del bache puedes salir de dos maneras, bien hundiéndote o bien elevándote; ninguna de las dos es definitiva, pero ambas te indican por dónde van los tiros, es decir, si materialismo o idealismo.

Hace cosa de mes y medio compré mi entrada para ver en el cine Doré ‘Amanecer’, de F. W. Murnau. Cinta con renombre donde las haya, la tenéis en toda lista relevante de “las mejores películas de la historia”, “el mejor cine del siglo XX”, “las mejores películas mudas”, y diversas variantes de las palabras ‘cine’ y ‘mejor’. El ambiente era el propio de un acontecimiento singular, y entre tanto aficionado y profesional del cine (no pregunté, eso se nota) yo me encontraba como pez en el agua. No conocía a nadie pero bastaba intercambiar miradas para que surgiera un compadreo extraño: “hay que ver lo que mola el cine. Y, joder, menudo peliculón vamos a ver”.  Aunque yo ya la había visto, con tanto precedente de la grandeza del séptimo arte y buen rollo general casi me exigía salir de la sala como un religioso que acaba de ver a su dios, iluminado en el valle de las sombras; porque lo mío es el cine, ¿no?; y eso es algo que debe sentirse en cada instante y especialmente en ese, ¿no?

Pasado algo más de la mitad del metraje, yo estaba disfrutando y punto. Es estúpido pretender que todo el monte sea orégano, no se puede estar incesantemente con el “¿por qué?” detrás de la oreja; pero en el fondo, aunque fuera cosa de subconsciente, sabía que si volvía a casa con la misma neutra impresión de haber visto la última creación destillada de un director contemporáneo, es que algo iba mal. Más o menos en ese momento el Hombre y la Mujer navegan en su bote después de un día en la ciudad. Ella ha perdonado su perfidia porque el arrepentimiento de él es sincero, y después de la alegre, divertida y aparatosa reconciliación, descansan juntos mientras el Hombre guía el regreso al hogar. Una tormenta interrumpe el idilio… El Hombre, solo, llega a tierra. Busca pero no encuentra a su Mujer… Y entonces lo vi:

Amanecer, F. W. Murnau

El Hombre, despojado de la Mujer, se arrodilla y la llama, camuflado en la roca, inerte. Muerto en vida porque ya no tiene lo único por lo que merecía la pena morir, aprende por primera vez a valorar aquello que siempre estuvo, el tesoro impagable que su egoismo y la rutina le ocultaron. La composición, fotografía (luces y sombras, nada más) e interpretación son, a falta de algo mejor, perfectas. Nada de lo que escribo lo leí en un título entre planos, ni en una crítica posterior, ni en un comentario en los extras del DVD; lo vi todo, en un instante, por obra y gracia de Friedrich Wilhelm Murnau.

Y me elevé. Hasta tal punto que incluso recordándolo ahora se me pone la piel de gallina. Normalmente evito la sobredosis emocional a la hora de hablar de cine, porque prefiero el amor al orgasmo, porque corres el riesgo de ahogar un pensamiento crítico en el sistema linfático y por no caer en la ñoñería. Sin embargo, hay veces, escasísimas, en las que mediante la razón llegas a ese estado que te saca del bache y te encamina a dar por saco a todo la conveniencia que se presente.

Porque un 24 de noviembre de 2009 vi, sigo con el blog. Porque un 24 de noviembre vi, quiero ser director de cine.

14 thoughts on “El cine, mi religión: dos años de nosoydirectordecine

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. ¡Enhorabuena por estos dos primeros años, Víctor! Sigue poniéndole a este espacio la pasión que le pones, que es la que lo hace tan especial.

    Decía Umbral que los primeros libros que lees en tu vida son los mejores libros porque no llegas a ellos con escepticismo ni espíritu crítico, y esa predisposición a la sorpresa es difícilmente recuperable cuando ya has leído muchos y puedes ver los hilos con que están cosidas las palabras y capítulos; después de esos libros, decía, los que llegan son siempre los mismos libros una y otra vez. ¡Felicidades por seguir descubriendo y sorprendiéndote una y otra vez!

  3. Felicidades!!!

    ¿Para cuando una crítica sobre Avatar? Tengo curiosidad por saber qué piensas de ella 😛 Para mí, sí, mucho efecto y tal (aunque tampoco como para llegar al orgasmo al que muchos llegan, pienso yo), pero con una de las historias más repetidas de la historia del cine. Es Pocahontas espacial xD 6/10

  4. Dos años de blog. Enhorabuena de todo corazón.¿Como trampolin, como desahogo, como medio para mantener la llama, como vehículo para estructurar en lo posible una disciplina tan difusa por obra y gracia de esta torpe “cultura oficial”? ¿Por todo a la vez y/o por muchas cosas más?.Sea por lo que sea, tu blog, con una más que apreciable calidad de pluma, erudicción y sensibilidad para interpretarla, rezuma frescura y sinceridad. Con tan buen material para “formar tu canto” no hacen falta muchas dotes de adivino para vaticinar que SI SERAS DIRECTOR DE CINE.

  5. Y la pregunta es ¿Tienes ya una cámara? ¿Por qué no estás grabando ya?, puedes decir: “¡Hey! las cosas, primero, hay que hacerlas bien con pausa, sin precipitarse”. Pero también puedes decir: “Si no empiezas manchando la hoja, el boceto, las ideas no surgen y al final el lienzo queda en blanco” Ánimo y ¡a trabajar! (con las mismas ganas empezó un conocido mío, David Sainz, sin saber qué hacer, tan desesperado estaba que me pidió que le ayudara con un guión… que nunca pude escribir, ahora el tío tiene una serie de éxito en internet-malviviendo-, es poco, pero algo es)

  6. Algunos cuentan su vida en un blog y otros buscan compartir la pasión que sienten por algo en él. Tú eres claramente del segundo grupo, porque cada vez que leo aquí algo de una película que no he visto me dan ganas inmediatamente de verla, y eso me pasa con todas ellas, lo cual es digno de mención. Espero que esa pasión puedas trasladarla a tu cine y que algún día tengas que comprar el dominio soydirectordecine.com 😀

    ¡Felicidades por los dos años, y que sean muchos más!

  7. Muchas gracias por los dos años que llevas haciendonos disfrutar de este pedazo de blog

    Enhorabuena crack!

  8. @Perdomo: no es la primera vez que leo una aseveración como la de Umbral, y siempre digo que a mi me pasa justo lo contrario. Yo, viendo los hilos, le doy gusto a la emoción y a la cabeza por igual; entendiendo cómo, disfruto el doble.

    @gamezer0: Avatar me decepcionó, es un producto consciente de su grandeza, con un director nada distanciado de su material y carente del humor que le hacía darle la vuelta a los tópicos de Hollywood (“Hasta la vista, baby” es una frase cómica). Ingénua en el mal sentido.

    @senior: el blog es un poco de todas las cosas que has dicho. Y esperemos que tengas afinada la bola de cristal.

    @Deneb: Tengo cámara y hago mis cosas, verán la luz más pronto que tarde. Dale mi enhorabuena a tu amigo, malviviendo está de puta madre.

    @ballener0: “Cada vez que leo aquí algo de una película que no he visto me dan ganas inmediatamente de verla”. Me doy con un canto en los dientes en cuanto publique el comentario.

    Muchas gracias a todos. Saludos.

  9. Enhorabuena por estos dos años de “no soy director de cine” y como mis compañeros de comentarios, espero que en el próximo ya lo seas.

    Gracias también por enseñarnos a amar y entender el cine, es un privilegio poder seguir leyéndote.

    Un abrazo.

  10. Llego el último pero no por ello más perdido. En primer lugar, enhorabuena por tus dos años compartiendo, espero que esta relación amorosa se prolongue muchos años. En el cine, a diferencia de la pareja, el paso del tiempo acentúa las virtudes y no los defectos.
    En segundo lugar… si tienes cojones, hazlo. Pero te expones a quedarte calvo, dormir poco y follar menos. Pero tienes mi bendición, jeje.
    Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>