Las mejores películas de la década… ¿no?

Después de publicar la opinión de mis lectores sobre las mejores películas de la década, faltaba la mía. Viene con retraso porque he intentado, sin éxito, ponerme al día con todo aquello que pensaba sería importante ver antes de conformar mi lista. La tarea se antojó interminable y la perspectiva era errónea. No se trata de que vea todo para que la lista se ajuste mejor a una verdad de excelencia; se trata de que haya visto lo máximo posible para elaborar una relación abierta de películas que destacan entre el resto, que son grano entre paja. El criterio que he seguido para incluír una película en esta lista ampliable ha sido hacer caso de mi instinto. Soy defensor a ultranza del pensamiento crítico, pero una vez dadas todas las vueltas posibles el indicador más sincero es qué siento cuando la veo.

Después del salto, 24 películas hechas entre el año 2000 y 2009 que han ampliado mi visión del mundo y del cine. Sigue leyendo

El timo de la estampita

La cuarta fase (2009)

okdirigida por Olatunde Osunsanmi
escrita por Olatunde Osunsanmi
interpretada por Milla Jovovich, Elias Koteas, Will Patton

La cuarta fase

Os voy a contar mi primera reacción al ver ‘La cuarta fase’ en el preestreno al que fui invitado por Aurum. Se apagan las luces y Milla Jovovich camina hacia la cámara; es ella misma, no su personaje. Nos advierte que lo que vamos a ver está basado en la historia real de Abigail Tyler, una psicóloga estadounidense que sufrió la desaparición de su hija ciega en extrañas circunstancias en Nome, Alaska, vinculadas supuestamente a encuentros con seres de otro planeta. Nos cuenta que la reconstrucción de los hechos, de la que ella es protagonista, está respaldada con imágenes de archivo que pertenecen a las entrevistas de Abigail a sus pacientes y que el material es “muy perturbador”. Cuando termina la película, salgo indignado de la sala porque han utilizado las investigaciones de una señora dolida y muy lejos de su sano juicio con fines comerciales, promoviendo obsoletas teorías de la conspiración y supersticiones estúpidas. Llego a casa, hago mi habitual investigación en Internet y me quedo con cara de tonto, la misma que pongo cuando me hacen la jugada del trilero.

Sigue leyendo

Lo que usted diga, señor Lynch

Últimamente estoy bastante enganchado a vídeos en los que aparece David Lynch, o sencillamente a cualquier cosa en Internet que tenga que ver con su persona -o personaje, porque no lo tengo claro. Ayer me topé con uno sobre sus directores de cine preferidos:

Stanley Kubrick, Federico Fellini, Jaques Tati, Alfred Hitchcock; entre otros, supongo. Indudablemente la coincidencia en gustos me produce simpatía hacia su persona, pero lo que me llama la atención de éste y otros vídeos es su manera extrañamente calma de decir las cosas. Su tono es como una versión apacible de su cine, sin lo sórdido pero con el mismo deje desconcertante.

Por cierto, también hace partes meteorológicos: here in L.A.

“Please, accept the mystery”

A serious man

En ‘A Serious Man’, de Joel e Ethan Coen, Larry Gopnik es un profesor de física escéptico judío. Su arraigado empirismo, que tan buenos resultados le da dentro de una clase entre los límites de la pizarra, le falla en el resto de circunstancias de una vida que no controla lo más mínimo por mucho que lo intenta. Clive, un alumno surcoreano, le propone con sutileza oriental que le apruebe la asignatura a cambio de unos miles de dólares. Larry, que hace todo lo que está en su mano para demostrale al mundo que es un hombre serio, rechaza airosamente el dinero. Poco después, el padre de Clive se presenta en el barrio de aspecto ordenado y naturaleza caótica en el que vive Larry.

Sigue leyendo

De los Globos de Oro y otros premios

Las mañanas de lunes son periódicos imposibles de leer sin doblarlos, café caliente, reverenciales “buenos días” y actualizaciones (de software y de vida, entre otras); cualquiera diría que tiro de estampa -americana, para más señas- pero es que uno estudió un año entero en un colegio internado de Reading, Inglaterra, y lo anglosajón le cala hondo. El caso es que las primeras horas de vigilia de la semana destilan noticia y saludable cháchara, siempre y cuando al mundo no le dé por despojarle a uno -un poco más- de la creencia en un dios que le importe un pito lo que le pasa los hombres (haitianos, concretamente). Otro mundo, el del cine, deja actualidad que comentar con entregas de premios: los Globos de Oro allí, el segundo aniversario de nosoydirectordecine aquí. Vayamos por partes.

Sigue leyendo

‘Caché’ y el seudoinsomnio

No es la primera vez que me descubro delante del ordenador, a altas horas de la madrugada, con la inefable y angustiosa sensación de que me queda todo por conocer, porque no soy sino un ingenuo que apenas ha vislumbrado distante la verdad escondida. Esa inseguridad y exagerado sentimiento de ignorancia -casi siempre cinematográfica- vienen acompañadas por una especie de pulsión lectora que me lleva de una página a otra en una espiral frenética de links que, de no ser por motivos de cansancio físico, no acabaría nunca. Es una mezcla de curiosidad y frustración; por un lado deseas seguir informándote para ver si llegua el dichoso conocimiento y por otro necesitas tomar parte en el asunto, dejar de leer e involucrarte. El deseo de implicación se manifiesta en destellos de ideas o imágenes que filmar o en opiniones que deben ser de inmediato redactadas con prosa impecable. Esta noche, aunque no haré una cosa ni la otra, os relato mi experiencia con la esperanza de acostarme sin fantasmas.

Sigue leyendo

Me llamo Holmes, Sherlock Holmes

Sherlock Holmes (2009)

okdirigida por Guy Ritchie
escrita por Michael Robert Johnson y Anthony Peckham
interpretada por Robert Downey Jr.Jude LawRachel McAdams

Sherlock Holmes

No me gusta Guy Ritchie. Veo poco de lo entretenido y nada de nada de lo original que se supone su cine. ‘Lock&Stock’, que le debe la mitad a Tarantino, es la única que salvo. El calco que hizo de ella –‘Snatch.’– está entre las 250 mejores películas del la historia según los usuarios de IMDb. No comparto la consideración hacia un ejercicio de vistosa nadería que se repite a sí mismo y que confunde esterotipo con personaje. No tengo problemas con determinadas formas, tan subjetivo es el estilo de Ozu como el de Fellini; lo que no encajo bien es el virtuosismo insustancial. Guy Ritchie es un artista, pero del columpio; siempre dispuesto a hipotecar cualquier cosa con tal de ofrecer efímero espectáculo.

Sigue leyendo