10 películas, porque es fin de año (y década)

Termina el año y termina la década (otra vez). Y como es temporada de recopilaciones y listas, aquí una con las películas que me dejé el año pasado en mi resumen de la década y con lo mejor que he visto en el cine este 2010. Bueno, casi, porque Cuentos de Tokio, la noble y bellísima obra maestra de Yasujiro Ozu, también la he visto en el cine. Lo que pasa es que no cuenta ¿no?

Las elecciones son mías y los comentarios ajenos. Eso sí, cuidadosamente elegidos y propiamente enlazados para cumplir con el propósito de siempre: despertar una curiosidad que sólo ver la película calme.

Feliz 2011.

Sigue leyendo

Werner Herzog y yo

Werner Herzog

El pasado jueves asistí a la charla que dio Werner Herzog con motivo del festival de documetales de Nueva York que organizan IFC Films y la división de la universidad de Nueva York donde yo estudio mi curso: NYU-SCPS. Para los que necesita presentación, Herzog es el director de Aguirre: la cólera de Dios, una absurda aventura con la selva como perfecto escenario para la locura y el olvido absoluto, o Fitzcarraldo, película que es al tiempo un increíble cómo se hizo donde las búsquedas de cineasta y personaje se mezclan y confunden. Si eso no basta, comento que también ha dirigido dos documentales que incluí en mi lista de las mejores películas de la década: Grizzly Man y el que posiblemente sea mi documental favorito, Encuentros en el fin del mundo. Para un loco del cine algo mitómano como yo, poder asistir en directo a las palabras de este extraño hombre, persuasivo y fascinante, despertó una enorme expectación.

Sigue leyendo

Escribe a mi manera

screenplay

Aproximarse al cine con voluntad creativa pasa, en algún momento, por preguntarse como se escribe un guión. Para mí, que me paso de sistemático, ese momento viene antes de coger una cámara y ponerse a grabar. Por las mismas, antes de teclear sin más, he querido familiarizarme con la forma de la escritura para cine, intentando equilibrar la necesidad de pautas para escribir con confianza (¿está esto “bien escrito”?) y la libertad creativa; cosa que he descubierto ser harto complicada porque, si cada maestrillo tiene su librillo, en esto de escribir guiones todos parecen tener el mismo.

Sigue leyendo

El héroe del río, aunque sea en Youtube

Llega el viernes y el blog con estos pelos; uno acude a nosoynoséqué para orientarse en su ocio y encuentra el mismo vídeo de hace siete días (“¡Pero si ya he visto Con la muerte en los talones mil veces!”). El fin de semana no puede pillarnos sin cine que ver y criticar (en la primera acepción de la RAE de la palabra), y a falta de una post trabajado que no llegará a tiempo, una recomendación para paliar la sequía de esta semana: El héroe del río (1928), de Buster Keaton. Un atento usuario de youtube pone las cosas muy fáciles al haber colgado la película completa en calidad más que aceptable (480p), dejando sin excusas al que diga que no la encuentra en su videoclub o que la Fnac le pilla muy lejos. Mi más cansina insistencia en que dediquéis 70 minutos a esta excepcional poesía del movimiento, una de mis películas preferidas de la historia del cine. Con vosotros, Steamboat Bill, Jr:

“Todos los directores deberían ser primero animadores”

Steven Spielberg nos cuenta, en un seminario del American Film Institute en 1978 (poco después de terminar la primera versión de Encuentros en la tercera fase), que la visualización es un proceso fundamental para la dirección de cine. Lo hace con el ejemplo de los animadores, que sin ensayos, ni múltiples tomas, ni modelos reales, tienen que averiguar con fidelidad qué quieren. Su reflexión viene a corroborar mi opinión de que algunos de los mejores directores que trabajan en la actualidad se encuentran en Pixar o se llaman Hayao Miyazaki:

Sigue leyendo

Cine en verano

¿Una entrada a cerca de mi estancia en Los Ángeles? ¿Un post sobre Origen, o sobre Toy Story 3? ¿Mi café con Lynch -y leche y azúcar-? El verano tiene la asombrosa facultad de promover excusas y postergar actividades que no sean estríctamente ociosas (quiero mucho a mi blog, pero para escribir algo aquí hay que ponerse un rato). Entre mi falta de decisión y una conexión a Internet precaria he acabado por no poner nada desde mi vuelta a España. Al final he pensado que lo mejor sería hablar de cine.

Ser o no ser un peliculón

Origen

La película de la que más se ha hablado este verano ha sido posiblemente Origen (2010). Su voluntad de complicado rompecabezas, con el poder de la mente humana como motor, y su concienzuda espectacularidad se han ganado el favor del público (nada menos que la cuarta película mejor votada en IMDb) y el debate de la crítica (para algunos pasable, para otros obra maestra). Hace dos años, cuando El caballero oscuro, con su Joker póstumo, sus dejes filosóficos y su acción desmesurada irrumpió en el mundo del cine como el batmóvil en hora punta, yo no tenía muy claro si lo que había visto -tres veces- era una gran película. Con el tiempo -lineal- he calado mejor a Christopher Nolan.

Sigue leyendo